miércoles, 26 de marzo de 2014

¿La obesidad es peor que el maltrato?

Se han juntado un par de noticias esta semana que me han animado a escribir algo que llevo bastante tiempo pensando, y es que parece que el gran mal que asola nuestras tierras es la obesidad, dejando de lado otros temas mucho más peligrosos... y eso que la obesidad es un tema tremendamente importante. Imaginaos "los otros"

Leía que un estilo de crianza rígido parece estar relacionado con la obesidad, aquí el problema ¿es que los educadores se mantienen en sus convicciones a pesar de poder estar equivocados y a riesgo de los daños educativos y personales que ello pueden provocar? No. El problema es que los niños pueden desarrollar obesidad (como consecuencia seguramente de ese problema de autoestima que genera el que no se les contemple como parte de la ecuación en el proceso educativo a todos los niveles).

También leía que las niñas maltradas padecen más riesgo de sufrir obesidad. De nuevo, el problema no está en que se está maltratando a niñas (que además de menores, son mujeres, doble peligro tal y como concluye la Asamblea General de las Naciones Unidas).

Por último leía que el abuso infantil puede elevar el riesgo de obesidad y diabetes. Da igual lo que les ocurra a los niños abusados, pero si padecen sobrepeso o trastornos endocrinos, entonces es problemático.

A ver que no se me entienda mal, no pienso que la obesidad sea un tema menor, estamos en unos índices de obesidad infantil de cerca de un 19% (los famosos estadounidenses, los "gorditos" del mundo están en un 16%... cuidado) y esto por si mismo es motivo de, al menos, preocupación.

El tema está en que en estas tres noticias que he leído en esta misma semana, el problema era la obesidad, y no la causa de la obesidad. Sería como decir que debido al calentamiento global, las pistas de esquí tendrán que cerrar por falta de nieve las pistas de esquí tendrán que cerrar por falta de nieve

Maltrato y obesidad son dos problemas serios... pero si me das a elegir perfiero estar con un IMC superior a 25 que vivir con alguien que no me tiene en cuenta, me pega o abusa de mi.

Al final, sospecho que es un problema de la redacción de las noticias y de la necesidad de "vender" el artículo... y entonces aludiría a la ética periodística.

martes, 18 de marzo de 2014

Regomello, más música infantil que no te puedes perder


Otra alternativa divertida a la música dirigida especialmente para los niños, pero que también disfrutar los adultos, es la propuesta de los ilicitanos (de Elche, Alicante) Regomello.

Estos maestros... Porque son efectivamente maestros de primaria la mayoría de ellos, aunque también saben de lo suyo, tienen una trayectoria en el mundillo de la música y sus conciertos son tremendamente divertidos con letras desternillantes y una puesta en escena la mar de cómica.

Luke pudo disfrutar de su concierto estas Navidades y nos lo pasamos muy bien. Fijaos si nos lo pasamos bien que con apenas añito y medio el peke aguantó la horita entera de actuación.

El disco "¡Jo, mamá!" recoge a modo de canciones algunos momentos chocantes que han vivido en algún momento los componentes del grupo, bien como maestros, bien como papas, y sus letras guardan ocurrencias y trastadas infantiles con un punto gracioso que hace las delicias de niños y familias.

Os dejo con una divertida canción que podéis cantar perfectamente en esos trayectos de coche para amenizar los viajes.


miércoles, 12 de marzo de 2014

"No nos gustan los lunes", el nuevo disco de Petit Pop



Hace unos meses os pusimos la referencia de un grupo musical asturiano que hacía música pop para niños (podéis leer el artículo ->aquí<-).

Pues bien, acaban de sacar su tercer disco, llamado "No nos gustan los lunes" (el segundo está cantado en asturiano y aunque su música es fenomenal también, no entendemos lo que dicen, acá por el Levante Español).

"No nos gustan los lunes" es otra pequeña joya con temas tan entrañables como el "Chof Chof Chof"  la divertida "Queremos chuches" o la curiosa "Hoy es el ayer de mañana".

Una maravilla de trabajo que, otra vez, trata a los niños como personas maravillosas e inteligentes.

Podéis escuchar el disco completo en Souncloud, pero lo suyo es que apoyéis estas iniciativas con los 13€ que cuesta este nuevo disco (en el momento de publicar este artículo está pendiente de distribuir por toda España y en tiendas digitales, yo lo pedí por correo a una tienda de discos de Oviedo). Que luego nos quejamos que más allá del Cantajuego sólo está el yermo.

Y por cierto... ni nos pagan ni nos regalan el disco... hacemos esta mención porque el Arte hay que protegerlo y difundirlo. Y sí... hemos comprado los discos a "tocateja"... ¡ahí va eso!

¡¡Ojalá bajen por Alicante alguna vez a hacer algún concierto!!

Si queréis visitar su página de Facebook, haced click ->aquí<-



lunes, 10 de marzo de 2014

El origen de la culpa

Crying child 

Hoy he tenido una pequeña revelación de cómo es posible que introduzcamos el concepto de culpa a nuestros hijos.

Luke estaba jugando con un camión de juguete cuando se ha pellizcado un dedo con una pequeña bisagra y se ha hecho un poco de daño. Nada importante pero lo suficiente como para que duela. Inmediatamente me ha venido a la cabeza eso que hemos oído tantas veces de "juguete malo", como para que el niño tenga a algo o a alguien contra quien descargar su dolor, y que así se le pase "esa pena que tiene".

Esto, considero yo, es la semilla de la culpa, ya que la culpa sólo sirve para eso, para descargar nuestra ira. En vez de una serena y responsable aceptación de los hechos (estaba jugando y me he pillado el dedo, la próxima vez llevaré más cuidado), intentamos buscar a alguien para descargar nuestra responsabilidad (estaba jugando y me he pillado el dedo, maldito juguete, o maldito el que diseño el juguete).

Otra cosa es cuando el daño que recibimos es por acción directa y voluntaria de otra persona. En este caso el responsable del daño es quien realiza la acción, pero aun así lo "malo", lo dañino no es la persona en si, sino su acción o inacción.

De esta forma, cuando un niño coge un jarrón y se le cae o lo tira, el mensaje a trasmitir no debería ser "eres malo" o "te portas mal",  lo cual es un juicio que no aporta aprendizaje alguno y que culpabiliza al actor. Es mejor "lo que has hecho no me ha gustado", y si además lo acompañamos con un ejemplo de conducta alternativa y aceptable, mejor que mejor.

sábado, 8 de marzo de 2014

¿Cómo de buenas piensan las mamás que son?

En el curso de coaching educativo que estoy haciendo, hemos visto un vídeo muy revelador sobre la opinión que tienen las mamás sobre su calidad parental. Me llama mucho la atención la baja autovaloración que se dan, y lo extendida que está esa idea de que "no son suficientemente buenas".

Sin embargo, cuando se les pregunta a sus hijos, las respuestas son sorprendentes.

No somos lo que creemos ser, sino lo que hacemos, y muchas veces es más acertada la opinión que tienen los demás, sobretodo si esas opiniones vienen de gente que nos quiere de forma tan incondicional como los hijos pequeños.

A ver si poco a poco nos vamos dando cuenta de que somos mucho mejores (infinitamente mejores) de lo que muchas veces nos pensamos.