jueves, 8 de marzo de 2012

Él no es mi hijo, yo soy su padre

Father and son playing and bonding on Bogey-Board on Morro Strand State Beach
Foto: Mikebaird
En el famoso discurso de Eduard Punset durante el Foro Europeo de Industrias Culturales de 2010 >aquí<, contó la anécdota (por decirlo de alguna manera) de cómo una vez, yendo por la Rambla vio a una persona abofetear a su hijo, él se paró y le dijo "oye, no es tuyo, no le trates así". Además de toda una lección de civismo, dio una gran lección de filosofía.

Este es un concepto que siempre me gustó, y desde que soy consciente de que voy a ser padre (la semana pasada como quien dice), siento el impulso de aplicar. Yo soy el adulto, el autónomo, el que puede valerse de si mismo, no necesito a nadie para sobrevivir o desarrollarme, y él será el menor, el que hay que proteger, el que hay que educar, el que se ha de desarrollar... Eso implica directamente que yo (y Miriam, por supuesto), soy SU recurso.

El coche es mio, porque lo necesito para ir a trabajar, el ordenador es mio porque lo necesito para entrar en internet, la ropa es mía porque la necesito para protegerme del frío... Pero yo no necesito para nada a mi hijo, por lo tanto no es mío, YO SOY DE ÉL.

Yo no tengo derechos sobre mi hijo. Es mi hijo el que tiene derechos sobre mí... aunque si por el bien de su desarrollo he de negarle cosas, lo haré... pero ese es otro tema que deberá ser tratado en otra ocasión.

¿De quién es vuestro hijo/a?

13 comentarios:

  1. De acuerdo en todo, menos en que "yo no necesito para nada a mi hijo". Sé que no era eso literalmente lo que querías decir, pero me ha extrañado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al contrario, es cierto que no necesitamos para nada a nuestro hijo. Éramos personas completas y autónomas antes de conocer a nuestras parejas, por lo tanto también lo somos tras conocerlas. Éramos personas completas y autónomas antes de tener hijos y por lo tanto también lo somos tras ello.

      El problema es cuando se establece una relación de inter-dependencia (él me necesita y yo lo necesito). Esa es una falsa sensación. Es normal que yo necesite "saber que está bien", porque es mi deber como padre cuidarle y protegerle, pero no lo necesito "a él" como individuo o como persona. Nadie necesitamos de nadie (así se comportan las personas sanas y autónomas)

      Si en algún momento empiezo a caer en pensar que necesito a mi hijo, es que estoy depositando demasiado de mi en él... y no hemos traído a un hijo a este mundo para que nos sirva de apoyo, sino para criarlo, educarlo, quererlo... y dejarlo volar. Y esta es la parte que frecuentemente no sabemos/queremos hacer.

      Es por esto que SI que quería decir "yo no necesito a mi hijo".

      Eliminar
  2. Creo que hoy has introducido un concepto complejo, que no complicado, pero que sí requiere de un conocimiento pleno de muchas variables muy, pero que muy interesantes...
    Te entiendo perfectamente y más ahora con el comentario anterior, te entiendo porque comparto muchos pensamientos contigo, pero sí es verdad que al leer la entrada se me ha hecho corta en argumentación y explicación, más que nada porque pillé tu idea pero sabía que iba a necesitar de más texto para evitar "choques" entre conceptos y sentimientos.
    Creo que ya comenté en alguna ocasión en una entrada que muchos de los problemas en la paternidad vienen originados por la mezcla de papeles y roles HIJ@S-PADRES, concretamente cuando los padres sobrepasan esa línea de padres para "depositar demasiado en los hijos", como bien dices.
    Sé que entre colegueo sentimentaloide sí necesitas a tu hijo, pero comprendo y comparto el concepto que nos intentas transmitir.
    El psicólogo suele entender al que acude a él, pero ¿quién entiende a veces al psicólogo? jajaja, supongo que a veces es complejo moverse entre vosotros y vuestros razonamientos... pero por eso sigo acudiendo diariamente a leeros!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿no hay botón de "me gusta" en Blogger? Perfectamente explicado.

      Eliminar
  3. En concepto estoy enteramente de acuerdo contigo; son ellos los que nos poseen (si se puede decir así); hace un tiempo no muy lejano por desgracia que en una discusión con mi padre yo le dije que él tenía tres hijos pero que yo solo tenía un padre... porque es así.

    Porque un padre (esntiendase como madre también) es imprescindible, un derecho inviolable del niño, pero también del adulto... es una necesidad del ser humano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu tienes ventaja.. porque tienes 3 padres: el tuyo de verdad, Anakin y el Senador Organa.

      Eliminar
  4. Me alegra mucho leer esto. Estoy totalmente de acuerdo. Pienso que desde ese planteamiento es desde donde deberían acercarse todos los padres/ madres a la paternidad/ maternidad. Creo que no existe acto en el mundo más desintersado y hay que ser muy consciente desde el primer momento. Cuando se tienen niños para cubrir alguna necesidad, alguna carencia personal no suele funcionar bien. Incluso yo diría que es algo injusto colocar sobre un bebé tan pequeño e indefenso tanta responsabilidad. Evidentemente las personas que hacen esto lo hacen de forma totalmente inconsciente. Pero aún así colocar unas expectativas tan altas a largo plazo generará problemas en los padres/ madres y en los niños.
    Gracias por difundir esta información y por ayudarnos a plantearnos todas estas cuestiones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no necesitaba extenderme tanto en mi artículo... porque gracias a comentarios como este... se va completando todo!!!

      Y si os ha gustado el artículo de hoy... esperad al de mañana que va en la misma línea!!

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo con lo dicho por Punset (y citado por tí)....; es algo que los padres no debemos olvidar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros, los humanos, los monos que hablan, nos pensamos que por saber leer y escribir tenemos más derechos que nadie, y estamos TAN equivocados... y así nos va.

      Eliminar
  6. Pues si que es un concepto algo complejo pero certero. Eso sí, tiene muchos matices a desarrollar. Un abrazo y no dejes de presentarnos ideas así ;)

    ResponderEliminar
  7. Me gusta esa frase porque implica que no nos pertenecen, que hemos de educarlos, guiarlos, y luego dejarlos ir. Aunque también a veces veo en mi pequeño esa necesidad de "pertenecer" a su familia. Quizá son cuestiones muy diferentes entre sí, pero seguido me pregunta si yo soy su mamá, y si él es m'ijo (jajaja, así lo dice, y me causa mucha gracia, qué le vamos a hacer).

    Saludos :D

    ResponderEliminar

El blog crece con tus comentarios ¡forma parte de él!